Defensora amenazada de las selva Amazónica recibe el Premio Edelstam

Defensora amenazada de las selva Amazónica recibe el Premio Edelstam

Comunicado de prensa
Estocolmo, 23 de noviembre de 2020

El Premio Edelstam 2020 se otorga a la Sra. Osvalinda Marcelino Alves Pereira de la región de la selva Amazónica en Brasil, por su contribución destacada y coraje excepcional en la defensa de los Derechos Humanos. Ella ha denunciado sin temor y de forma continuada las explotaciones ilegales en la región de Areia ante las autoridades federales. El premio se otorga durante una ceremonia transmitida en vivo mañana, 24 de noviembre a las 17:00 CET, en www.edelstam.org

La Sra. Osvalinda Alves Pereira de Pará Brasil es una defensora de la selva amazónica y organizadora comunitaria que se arriesga para defender la selva y su población. Defender la selva de las explotaciones ilegales es muy arriesgado, ya que las leyes contra los autores de estos abusos son raramente cumplidas. Las redes de explotación ilegal despliegan individuos para proteger sus actividades, intimidando, amenazando y habiendo llegado en ciertos casos a asesinar aquellos que obstruyen sus acciones de deforestación y destrucción de la selva amazónica.

Las redes criminales dominan

Osvalinda Alves Pereira y su esposo, el Sr. Daniel Alves Pereira, han recibido numerosas amenazas de las redes criminales implicadas en explotaciones ilegales en el estado de Pará durante casi una década. Durante mas de 18 meses han tenido que esconderse, con el apoyo del Programa Federal para Proteger a los Defensores de los Derechos Humanos, Periodistas y Defensores del Medio Ambiente. Sin embargo, ahora están de vuelta en Pará, ya que sienten que, a pesar de la insuficiente seguridad, tienen que continuar su trabajo dentro de las regiones de la selva donde todavía se suceden las explotaciones ilegales.

“Las valientes acciones de la Sra. Osvalinda para denunciar las explotaciones ilegales de la selva amazónica a pesar de las incesantes amenazas, en defensa de sus convicciones, en tiempos en que la justicia es requerida, muestra un ejemplo muy importante para la resiliencia necesaria para proteger y defender nuestro medio ambiente. Brasil ha firmado el Acuerdo de París sobre el cambio climático y se ha comprometido a eliminar las explotaciones ilegales del Amazonas antes de 2030. Sin embargo, las autoridades están fallando en la implementación del compromiso y en hacer cumplir las leyes medioambientales en el Amazonas, socavando profundamente el esfuerzo para proteger la selva,” dice Caroline Edelstam, la presidenta del jurado del premio Edelstam y cofundadora de la Fundación Edelstam.

Las fuerzas armadas intimidan a la población local

Los grandes terratenientes involucrados desarrollan sus explotaciones ilegales en asentamientos ilegales en las mismas tierras donde los agricultores de bajos recursos tienen sus cultivos, para así lograr acceso a la cercana selva protegida. Osvalinda Alves Pereira fundó La Asociación de las Mujeres de Areia II para desarrollar la agricultura orgánica sustentable y reforestar las zonas donde se vienen instalando las explotaciones ilegales. Ella es una líder local del Proyecto de Asentamiento de Areia, que está ubicado geográficamente como una puerta a las tres unidades mas grandes de conservación: El Bosque Nacional de Trairao, la Reserva Extravitista de Riozinho de Afrisio y el Parque Nacional de Jamanxim, que son también zonas de gran interés para los explotadores ilegales. Hoy en día Pará es el estado con el mayor número de conflictos sobre la tierra y los recursos naturales.

A pesar de las ofertas de soborno y las amenazas constantes, Osvalinda Alves Pereira ha continuado valientemente denunciando las actividades ilegales de explotación. Las re-des criminales participan en la tala, extracción y venta a gran escala de madera, realizan confiscaciones ilegales de tierra, y también minería ilegal en el Amazonas. Despliegan hombres armados para intimidar a la población local. La mayoría de los casos de ame-nazas y ataques hacia los defensores de la selva nunca son investigados o castigados.

“Es importante encontrar formas de hacer cumplir las leyes nacionales e internacionales y promover la responsabilidad por los abusos graves de los derechos humanos. En este caso, Brasil debería proveer protección a los defensores de la selva que han recibido amenazas de muerte. La impunidad no es una opción. La comunidad internacional, igualmente, tiene la responsabilidad de respaldar la justicia y asegurar la protección de la victimas y de los defensores de la selva, incluidos los funcionarios oficiales del medio ambiente, los miembros de las comunidades indígenas, y también de las otras comunidades locales, y de mantener el principio que nadie esta encima de la ley. Este año, casi 8’000 kilómetros cuadrados han sido deforestados” dice Caroline Edelstam, la presidenta del jurado del premio Edelstam.

La ceremonia del Premio Edelstam:

Transmisión en vivo en www.edelstam.org en 24 Noviembre, a las 17:00 CET

Sr. Claes-Johan Larsson moderará la ceremonia. El Primer Ministro de Suecia,
Sr Stefan Löfven, junto con Sra. Michelle Bachelet, el Alto Comisario de los Derechos Humanos, participaran.

Luego de la ceremonia, habrá un debate interactivo moderado por Sra. Ana Carolina Deveza. Los participantes son los siguientes:

  • Embajador (ret.) Hans Corell, ex Asesor y Secretario General Adjunto de Asuntos Jurídicos de las Naciones Unidas y ex jefe de la Oficina de Asuntos Jurídicos de la Secretaría General de las Naciones Unidas.
  • Mr. Carlos Castresana-Fernandez, Fiscal y ex Comisionado de la CICIG, Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala.
  • Ms. Parul Sharma, Abogada de Derechos Humanos con enfoque en Desarrollo Sostenible.
  • Ambassador Brun Stagno Ugarte, Director Ejecutivo adjunto de Human Rights Watch.
  • Mr. Alex Brekke, Secretario general de Amazon Watch Suecia.

Motivación

La motivación del Jurado del Premio Edelstam para otorgar el Premio Edelstam 2020 a la Sra. Osvalinda Marcelino Alves es la siguiente: La Sra. Osvalinda Marcelino Alves Pereira es una defensora de la selva Amazónica y organizadora comunitaria de Pará, Brasil. Defender la selva Amazónica ha llegado a ser muy arriesgado, ya que las redes criminales de explotación forestal ilegal despliegan grupos armados para proteger sus actividades y para amenazar, e incluso asesinar, a los que obstruyen esa actividad.

Según la organización Comisión Pastoral de la Tierra, se han registrado más de 230 ataques mortales que han provocado más de 300 víctimas. Estos han sido registrados en la región Amazónica durante la ultima década, pero solamente nueve casos han sido llevados a juicio. En Pará, el estado con el número más alto de asesinatos, solo cuatro casos de un total de 89, han sido llevados a la justicia entre 2009 y 2019. Hombres armados, que forman parte de grupos criminales organizados, aterrorizan y toman represalias contra personas y comunidades que se oponen a ellos. Esto ocurre en situaciones en que las autoridades no logran proteger los defensores de la selva.

El liderazgo local y medioambiental de la Sra. Alves Pereira y sus esfuerzos para la reforestación en zonas donde se llevan a cabo explotaciones forestales ilegales, ha llamado la atención de las redes criminales, que han desplegado bandas fuertemente armadas para amenazarla, y de tal forma intentar disuadirla para que no siga denunciando las actividades ilegales a las autoridades.

Las redes criminales en el Amazonas están organizadas por coordinadores de explotaciones de extracción a gran escala, tala y venta de madera, apropiación de tierra, contratando grupos paramilitares para intimidar a la población local.

A pesar de las amenazas reiteradas, la Sra. Alves Pereira ha persistido valientemente en denunciar los abusos a las autoridades estatales y federales. Como consecuencia, ella y su esposo tuvieron que huir de su casa y recibieron protección bajo el Programa Federal para Proteger Defensores del Los Derechos Humanos, Periodistas y Ambientalistas.

La Sra. Alves Pereira ha continuado abogando y defendiendo la selva tropical y los derechos de la comunidad, trabajando para la reforestación y para fortalecer las comunidades locales, y ha luchado sin temor contra las redes criminales, en su trabajo para defender la selva, cumpliendo con el compromiso de la sociedad civil de Brasil para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y ayudar a mitigar el calentamiento global.

El Premio Edelstam

El Premio Edelstam, establecido en Suecia, es una recompensa con contenido económico, administrada por la Fundación Harald Edelstam. El Premio Edelstam se otorga por contribuciones importantes y coraje excepcional en la defensa de las propias convicciones a favor de la defensa de los Derechos Humanos.

El Premio Edelstam recibe su nombre, y es concedido en memoria del Diplomático y Embajador Sueco Harald Edelstam (1913-1989). Harald Edelstam se distinguió como diplomático por su competencia profesional, su valor y su coraje civil, en la lucha por los derechos humanos. Fue un precursor y un símbolo en la propuesta de lo que hoy se conoce como “Responsabilidad de Proteger” y sus acciones memorables en casos específicos contribuyeron a salvar más de mil vidas en peligro.

El ganador del Premio Edelstam puede ser un particular, o una persona que ocupa un puesto en un Gobierno, o en organizaciones nacionales o internacionales. Debe ser una persona que haya actuado en el espíritu del Embajador Harald Edelstam en un país o países en los que los derechos humanos, de acuerdo con el derecho internacional, hayan sido violados. El galardonado debe haber mostrado  capacidades excepcionales en el análisis y manejo de situaciones complejas y en encontrar formas creativas, incluso fuera de lo convencional, para defender los derechos humanos. Es de esperar que el candidato ha sido capaz de adoptar un papel decisivo en una situación compleja para ayudar a personas amenazadas, o directamente, de haber salvado vidas humanas. El coraje civil es una condición fundamental para la selección del candidato.

El Jurado

El Jurado Internacional está presidido por Caroline Edelstam, la nieta de Harald Edelstam y co-fundadora de la Fundación Edelstam. Otros miembros del Jurado son la Jueza Shirin Ebadi, Premio Nobel de la Paz en 2003 representando a Asia; Africa esta representado por el Dr. Pascoal Mocumbi, ex Primer Ministro de Mozambique (1994-2004). La Embajadora Eileen Donahoe, Directora Ejecutiva del Global Digital Policy Incubator al Stanford University’s Center for Democracy, Development and the Rule of Law y ex- embajadora de Estados Unidos ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, representa Norte de America; El Profesor Philip Alston, El Relator Especial de la ONU sobre la extrema pobreza y derechos humanos, representa la Oceanía. El Latino America esta representado por Dr. Luis Moreno Ocampo, ex Fiscal Jefe de la Corte Penal Internacional (CPI); y Europa esta representado por el ex Juez Baltasar Garzón, anterior Juez Central de Instrucción de la Audiencia Nacional, defensor de derechos humanos, y conocido por haber procesado al dictador chileno, General Augusto Pinochet por la muerte y tortura de miles de víctimas de Chile y de otros países.

Para más información, por favor contacta:

Caroline Edelstam, cofundadora y presidenta de la Fundación Harald Edelstam

Tel: +46 (0)706 98 72 23, correo electrónico: caroline.edelstam@edelstamprize.org

Página de web: www.edelstamprize.org/www.edelstam.org